Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•5 usuarios en línea • Jueves 17 de Octubre de 2019
El lenguaje inclusivo
Natividad Castejon Valero. 08.10.19 
Hoy quiero dedicar unas palabras al llamado "Lenguaje inclusivo".
 A ver... lo primero que necesito es que alguien me explique a quién incluye. O dicho de otra manera: ¿Quién se ha estado sintiendo excluído (o excluída) hasta ahora?
 Porque yo no, desde luego.
 Cuando de pequeña oía o leía cosas como "Los alumnos del colegio (?)...", yo me sentía incluída.
 Cuando leía algún artículo donde se nombraba a "Los habitantes de (?)...", yo me sentía incluída.
 Si escuchaba en la radio alguna noticia sobre "Los españoles...", yo me sentía incluída.
 Entonces... ¿quién se autoexcluye?
 Ahora vendría cuando un nutrido grupo de féminas me explicaría aquello de que "el lenguaje es machista y excluye a la mitad de la población haciéndole creer a la mitad masculina que ellos tienen preferencia o privilegios sobre la mitad femenina, y bla, bla, bla,...".
Vamos a ver, Almas Cándidas: que yo sepa, según la Real Academia Española, el masculino se utiliza para el genérico y eso no significa que se excluya a la parte femenina.

 De hecho, de esta época hacia atrás, nadie se ha quejado de su exlusión salvo un mínimo porcentaje de mentes trastornadas con muchas horas para comerse el coco.

 Por favor, no me expliquen a estas alturas que el pobre lenguaje podría ser el origen de la desigualdad de género tan grande que sufrimos, pues nunca habíamos tenido en España una brecha tan profunda de falta de respeto de los chicos hacia las chicas, como desde hace unos 5 ó 6 años para acá.

 Es cierto que la violencia de género siempre ha existido, y eso lo saben nuestras abuelas mejor que nadie. Lo que no había existido antes es ese afán tan desmedido por convertir a las chicas en meras presas de caza, para luego colgar un vídeo en las redes a modo de trofeo.

 Y, claro está, bajo la impasividad del gobierno de turno, que no acaba de modificar la ley de violencia de género, para que los jueces puedan condenar los hechos como se merecen.

 Recuerden que los jueces sólo pueden interpretar las leyes y aplicarlas. Lo que se considere o no violencia, agresión o vejación, depende de cómo esté redactada la Ley.

 Personalmente opino que en el momento en que median estupefacientes o inhibidores de voluntad, sean del tipo que sean, ya es agresión sexual.

 Creo que todos estamos de acuerdo en que hay que hacer algo, y lo más rápidamente posible, para frenar esta moda creciente de saltarse la ley y las más básicas normas del respeto.

 Pero intentar colgarle al lenguaje una responsabilidad que sólo le corresponde a la educación, me parece de una ingenuidad extraordinariamente pueril.

 Yo lo que propondría sería ponerle límites a lo que nuestros niños y jóvenes pueden consultar en las redes. Y ya sé que esto puede sonar a represión, pero es que hoy día está todo en las redes.

 Y me refiero a TODO: desde aprender a doblar una camisa, hasta construir o imprimir un fusil de asalto. Desde una completa guía para educar desde el amor y el humor, o clases de matemáticas de todos los niveles; hasta cómo puentear un coche o apalear a una persona sin que queden secuelas físicas... TODO.
 Y me quedo corta.

 Pecamos de exceso de información y de contenidos impropios, que nos resultan totalmente imposible controlar. Reconozcámoslo.
 Nuestros hijos aprenden antes a manejar un movil, que a leer. Y para cuando saben leer, sus cabecitas ya han asimilado gran cantidad de información a través de las imágenes.

 Señores: el problema no es el lenguaje. El gran problema es nuestra propia incapacidad para controlar la educación de nuestros jóvenes.

 Y es que mismamente en los anuncios de televisión nos lo venden todo a través del sexo.

 Los videoclips musicales se acercan más a la estética de una peli porno, que a la propia exaltación del arte musical. Hoy día, si no tienes una buena delantera o un buen trasero, no eres una buena cantante. Y si no enseñas carne en los videoclips, nadie escucha tu música.

 Los electrodomésticos, los detergentes, los cosméticos, la ropa deportiva, los coches, los móviles de última generación... todo se vende a través del sexo.
 ¿En serio?

 Pero ¿saben cuándo me siento yo realmente excluída?

 Cuando veo en la caja tonta un anuncio de helados donde una chica, más arreglada y sofisticada que en fin de año, se queda al borde de un orgasmo repanchingada en su sofá mientras lame su helado.
 Ahí sí que me siento yo excluída.

 ¿De verdad los fabricantes y publicistas se creen que así vamos a consumir más helados?

 O cuando veo un anuncio de perfumes donde casi todos los y las modelos exhiben sus cuerpos esculturales, su apabullante juventud, y sus nobles y claras intenciones de pillar cacho. Ahí también me siento excluída.

 ¿Cuál sería el mensaje? ¿"Ponte esta colonia, y ligarás todo lo que no has ligado de aquí para atrás"?

 A mí me preocupa ver toda esa publicidad. De verdad. Porque la vida real no es así.
 Pero nuestros jóvenes, animalicos, se lo creen. Ellos se creen todo lo que ven por televisión o internet.

 Se lo creen hasta el punto de implantarse bolas de acero bajo la piel para parecerse a sus monstruos favoritos.

 ¿En serio os creeis que por no decir "todos y todas" se está haciendo un feo a alguien? Como mucho a un 1% de la población, y precisamente coincide con el rango que más faltó a clases.

 Bueno... yo ahí lo dejo.
 Que cada uno opine lo que quiera, y le dé a cada tema la prioridad que crea conveniente.

 Yo sólo espero que la moda de ir cambiando en todas partes el vocabulario, para hacerlo más inclusivo, se acabe pronto. Porque eso de que "a partir de ahora, en los colegios, en lugar de "niños y niñas", vamos a decir "las criaturas"", a mí ne da por pensar: "¿y "los criaturos"? ¿dónde están los derechos de "los criaturos"?".

 En fin... lo dicho... que, como decía mi padre, "¡ay! si los tontos volaran...".

 Gracias y saludos,
 Natividad Castejón
Esta noticia ha recibido 575 visitas y ha sido enviada 5 veces       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998