Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•6 usuarios en línea • Jueves 15 de Noviembre de 2018
Ese otro flamenco…
jondoweb.com. 11.09.18 
Lejos queda aquella expresión de Camarón que contaba de forma sucinta con la connivencia de toda la flamenquería: “Los flamencos sabemos lo que es flamenco y lo que no es flamenco”. Así sentenciaba y nadie tenía la menor duda. Y si ahora, alguien con la autoridad y la credibilidad de Camarón dijera eso mismo haciendo referencia a algunos de los espectáculos que se pasean por las tablas de toda España, disiparía las dudas y los debates que los medios de comunicación han provocado sobre artistas como Rosalía o Niño de Elche. Lo cierto es que el concepto del flamenco sigue siendo el mismo, y Camarón no dudaría en decirlo con 68 años como no dudó en decirlo con 25.
  Vaya por delante que a mí me gusta lo que hace Rosalía. No es una música que busque para nada concreto, pero cuando la escucho, no solo no me desagrada sino que además me parece interesante, con intención, bien estructurada y sobre todo, muy actual. Si a eso le sumamos que la simbología y la iconografía se fundamenta en nuestra cultura, mejor que mejor. Crear un tema vanguardista que escucharán millones de personas con el compás de soleá por bulerías es fantástico, porque entre otras cosas, viene a demostrar la versatilidad y la belleza de los elementos que conforman el flamenco. Rosalía no hace nada fuera de lugar si coge elementos de distintas culturas para dar rienda suelta a su capacidad creativa. Si su mayor influencia es el flamenco, genial…. Por fín alguien se da cuenta de la importancia del mismo.
La única distorsión la encontramos en los medios de comunicación que por falta de conocimiento, para hacerse comprender necesitan encapsular y encasillarlo todo, mezclando churras con merinas. En definitiva, la mayoría de los medios desembocan en el mismo efecto que aquella película americana protagonizada por Tom Cruise que situaba los San Fermines en Sevilla sin ningún tipo de pudor. Y así, colocan a Rosalía o a Niño de Elche como baluartes del nuevo flamenco.

 Y yo, que por mi trayectoria estoy muy lejos de ser considerado un “purista”, reivindico con vehemencia aquella expresión de Camarón que decía que “nosotros sabemos lo que es flamenco y lo que no es flamenco”. Y Rosalía, que insisto en que me gusta lo que hace, no es flamenca, porque en sus puestas en escena no cumple con ninguna de las claves de esta disciplina, aunque su intención sea abordarlo con sinceridad.

 Su propuesta es un flamenco desnaturalizado, con la pronunciación que popularizó el cantante Dani Martin, con las notas graves emboladas y una dicción farragosa y ambigua de las T’s y las R’s. Todo el desarrollo del cante se basa en el susurro, sin apenas levantar la voz y sobreactúa con una especie de rabia contenida en momentos en que la letra no increpa a la tensión.

 Al gozar de una garganta con gran velocidad y una voz que evoca a la inocencia, se gesta una personalidad distinta, pero eso no sirve para todo. Si Russian Red o Nuria Graham cantaran flamenco después de conocer su trayectoria, nos parecería ridículo, pero el resultado final no estaría muy lejos de lo que hace Rosalía cuando canta flamenco, aunque haga los mismos gestos y tenga el mismo lenguaje corporal que el cantaor o cantaora que entrega la vida en cualquier cante.

 Comparen eso con aquellos delirantes momentos en que Camarón llamaba a la muerte por seguiriyas. ¿Qué debemos decir los críticos flamencos ante este extraño simulacro? Díganme… ¿dónde está la estrategia?, ¿dónde el arte…? Compárenlo con Mayte Martín o con Montse Cortés, que también son catalanas.

 No puede valer todo como flamenco, por mucho que alguien aparezca y diga que ha estudiado el flamenco, porque eso no es sinónimo de que lo haya estudiado bien. Hay japoneses que llevan toda la vida estudiando cante o baile, y en cambio, los medios de comunicación los tratan como una rara avis… pero hay muchos que cantan o bailan “de bien pá arriba”.

Y que conste que Rosalía es una muy buena artista haciendo lo que hace, sensual, moderna, personal y carismática. Yo creo que ha encontrado el método… la forma… pero cantando flamenco es un desastre. Basta con ver el video de su participación en el Primavera Sound de 2017, defendiendo una forma de cantar intimista que permite que un músico como Refree adorne como buenamente puede… ambos muy limitados para el flamenco, hasta parecer una caricatura del mismo.

 Hace poco decía en una entrevista que “Ser paya, mujer y catalana, le da problemas en el flamenco….”, pero su verdadero problema es reivindicar que es flamenca y querer estar en el flamenco sin tener nada que ver con él… y que los medios la presenten como la revolución de este arte…

Rosalía, en cualquier caso, tiene una forma de hacer música que sin ser flamenco, atrae a un público mayoritario, en el que me incluyo, porque es una artista que engancha, y eso es suyo. Ese es su mérito y esa es la chispa que hace despertar la polémica, porque nadie se rasga las vestiduras por miles de músicos que siendo distintos y controvertidos e incluso más desafiantes, no ocupan portadas de periódicos.

https://www.jondoweb.com
Esta noticia ha recibido 133 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998