Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•3 usuarios en línea • Miércoles 23 de Agosto de 2017
Los Populares (3)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 12.08.17 
Con las calores de julio, que se muestran más creativas que nunca, escalando los dígitos de todos los termómetros, no nos libramos ni del calor de las mentes políticas que se ponen a pensar ni del acaloramiento partidista de eventos que se van sumando para tener distraídos a los ciudadanos y a los habitantes de los pueblos y aldeas. Las calores, que consideramos el más alto grado de las olas de calor que nos buscan hasta en la sombra, se ponen a juego con los acaloramientos, casi siempre partidistas del poder que hace todo lo que puede para distraernos y vendernos, gratis incluso, sus puntos de vista, aderezados con eventos que se despliegan a mayor gloria del mismísimo poder. Queremos decir del poder decidir qué es lo que tiene que secundar la gente, y que no se “distraiga”, poniendo los cinco sentidos en los verdaderos problemas de las personas de esta bendita tierra.
En estas fechas insignes, en que se nos acumulan las alegrías por los eventos que nos hacen mantener la memoria, más o menos histórica y más o menos próxima, muy viva, porque le hemos cogido cariño a nuestras cosas, que en verdad son de todos, somos sacados de nuestras casas y de nuestras casillas. Si no son cosa de todos se nos hace ver qué es lo que verdaderamente tenemos que atender y defender, como lo que dice el santo y seña del “Yo soy español, español, español...”, cuando nos identificamos con cualquier éxito particular, como puede ser una medalla o una copa, aunque sea de un equipo, que tiene una plantilla llena de extranjeros.
    No siempre pasa así, y lo hemos podido comprobar ahora, cómo en Antequera se nos ha brindado  la posibilidad de festejar el Primer Aniversario del reconocimiento mundial por parte de la Unesco como Patrimonio Mundial del Sitio de los Dólmenes. El evento que se ha articulado en esta ocasión va más allá del españolismo al uso, porque nos ha unido en nuestros sentimientos con nuestros antepasados de hace cinco mil años, que se dedicaron a construir y lo hacían colaborando y compartiendo, sin que se sepa si buscaban ni siquiera un diploma. Hemos podido constatar que a muchos vecinos les ha parecido excesiva la inversión en estos actos, sobre todo, por el mosqueo que conlleva los homenajes suntuosos, que gravan al erario público y que según la gente pueden destilar favores, como estamos comprobando en los procesos judiciales, de los que, precisamente, se nos quiere distraer.
    Sabemos también que, en Antequera, una treintena de personas se concentraron, convocados por NNGG, en demanda de “libertad, paz y democracia en Venezuela”. Nosotros que estamos por la democracia y la libertad y la paz en todo el mundo, no somos ajenos al posible señalamiento y la constante manipulación del llamamiento a la paz en Venezuela, sino que también echamos en falta la memoria de tantos países que sufren dictaduras más férreas que la que ellos llaman de Venezuela.
    Nos parece que no es una acertada costumbre tanto olvido y, al menos, silencio sobre los dictadores  que no suenan para nada, pero que tienen las manos libres y que no son objeto de ningún tipo de crítica. Esta doble vara de medir y que, además, parece ser que cuenta con el hegemónico padrinazgo de la nefasta política exterior de Estados Unidos, nos mosquea sobremanera.
    Además, sabiendo como sabemos de la actitud no poco beligerante de los populares para con todo aquello que no sea de su cosecha, llámese ETA (y no Batallón Vasco de Liberación), divorcio, matrimonio igualitario, estatuto de cataluña... nos llama la atención de los otorgantes silencios ante las meteduras de pata de sus adversarios. Decimos esto, porque cuando los socialistas bombardeaban Libia por imperativo de la OTAN, esencialmente americana, los populares no dijeron nada, cuando las agresiones iban contra Gadaffi, precisamente amigo de José María Aznar, pero que no era uno de sus dictadores amigos, a pesar del hipócrita papeleo diplomático.
    De paso, recordamos las bombas atómicas de los americanos sobre población civil de Japón.
    La verdad es que no nos preocupan mucho las calores, de las cuales nos ocupamos como podemos. Lo que nos molesta es que nos engañen y que tengamos todavía una libertad con cartilla de racionamiento, una paz que no nos permite gozarla y una democracia de poca catadura moral, que se desdice de sus juramentos ante la Biblia  y el Crucifijo o sus promesas, ante la Constitución.
josemª     
Esta noticia ha recibido 139 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998